“MUCHA GENTE SUEÑA CON UN CARRO, PERO MOVERSE EN BICI TAMBIÉN ES CHIDO”: EL MIJIS

Por Ely Santana* 

Platiqué con Pedro Carrizales “El Mijis”, diputado electo en San Luis Potosí del partido político Morena, para saber si en su próxima legislatura involucraría el uso de bicicletas como una herramienta de inclusión social, puesto que en 2015 realizó “Un grito de existencia” un caravana en bici por distintos estados del país:

¿Qué fue “Un grito de existencia”? Sucedió en 2015 y nació para llevar la lucha de ser reconocidos más allá. Para hacernos visibles y decirle a la sociedad que también somos parte de ella, que  somos sujetos de derecho del sector popular. Y para conformar comités en cada estado con políticas públicas y la casa del chavo banda.

Se hizo para conformar una unión nacional, para que cuando se sufriera un abuso -porque muchas veces los medios de comunicación no dicen nada- si algo pasaba en San Luis Potosí, también pegarán de gritos en Saltillo y Monterrey y viceversa. Y así, luchar por los derechos en cada estado.

“Un grito de existencia” se hizo en bicicleta porque quise demostrar con otro medio que el chavo banda también tiene decisión para cambiar. Quise manifestar que hay voluntad del barrio en contra de ese rencor social y abonar a ello.

10750192_1003238549704576_5752958708436910965_o
Pedro Carrizales “El Mijis” por Jean-Félix Fayolle

Un “Grito de existencia” recorrió 1800 kilómetros y 10 estados…  Sí. No fue un “Grito de existencia” de competencia, sino de resistencia. Fue un modo muy libre de creer que podías cambiar el mundo a través de una bicicleta. Fue un sacrificio, pero también muchas experiencias, carnalismo y metas. Máximo eran 125 kilómetros diario y acampábamos. Fue también algo de sueños y convicción, de ser libres… porque al ir en bicicleta viendo paisajes y a mis compañeros unidos… fue algo terapéutico. Fue como volar.

¿Ya te movías antes en bicicleta o sólo fue para dicha caravana? Pues sí la usaba, pero fue más que nada un modo de meter en la conciencia otro modo de movilización, y para que la gente viera, que sin ser atletas de alto rendimiento se podían lograr muchas cosas.

¿Crees que la bici es una herramienta de inclusión social? Sí, porque a veces no tomamos en cuenta a la gente que utiliza este modo de transporte, no hay lugares para estacionarse o ni siquiera hay ciclovías, pero sé que también es una forma de deporte. Y hacer este viaje demostró que había resistencia ha llevar un evento más allá y que cuando se quiere se puede.

¿En tu futura legislatura planeas trabajar con la bicicleta? Sí. En la lucha que yo llevo no quiero a gente líderes como revoltosos. Sólo he hecho tres movilizaciones masivas y la gente cerraba sus changarros porque no estaban acostumbrados a ver a la banda organizada. Entonces encontré que es una forma de moverse y llamar la atención. Y luchar por lo que yo creía en bicicleta se convirtió en mi bandera.

¿Qué les dirías a los que nos dicen “jodidos” por movernos en bicicleta? ¡Sí! (risas) Eso lo viví en Monterrey, nos decían que eso qué, que cómo era posible andar en bicicleta con sueños guajiros y que mejor nos regresáramos a nuestros pueblos bicicleteros. Y les diría que es todo lo contrario, que la gente que se mueve en bicicleta piensa en su entorno, y que con esta modalidad también puedes evitar contaminación, y que no es algo de pobres, sino hasta bueno para la salud.

¿Tienes planes para que más gente ande en bici cuando entres a legislar? Sí. Impulsar ciclovías e iniciativas para que no suceda lo que pasó en CDMX, que tuvo que pasar mucha contaminación y caos vial para llegar a su uso, y mejor que comience a utilizarse como un modo de transporte desde antes. Además  San Luis Potosí es una zona chica, es un estado que puedes recorrer en bicicleta. Se puede hacer un plan de movilidad que se respete y brinde seguridad a los chavos que anden en bici.

La bicicleta me ha ayudado mucho y es algo a lo que le tengo cierta nostalgia, porque mi lucha en bicicleta me llevo a recorrer México y a ser escuchado a nivel internacional. Y si todos agarramos una, primero contribuiríamos a nuestra salud y después a la ecología. Y pues sí, claro que impulsaré el uso de la bicicleta porque es para concientizar a la sociedad, porque hay mucha gente que sueña con un carro, pero moverse en bici también es chido.

¿Qué bici tienes o con cuál hiciste “Un grito de existencia? Con una bici chola, con una cholita… (risas) La armé, es de las que recoge el municipio y que ya nadie reclama. Me dieron de esas bicis para el proyecto, y yo las acondicioné. Esa bicicleta nunca se me poncho en el recorrido, sólo le fallaban los cambios de repente…

 ¿Ganaste un premio internacional con “Un grito de existencia”? Yo no, lo ganó Jean-Félix Fayolle, un fotógrafo francés que documentó y presentó “Un grito de existencia” en varios países; y ganó por la calidad de su trabajo y lo que representaba el proyecto social.

Tienes un tatuaje de México que representa los estados por donde paso “Un grito de existencia”, y está incompleto, ¿qué va a pasar con él? De hecho le falta un pedazo de Centroamérica. Porque es como una bitácora que me puse para cada estado que visite, que es una meta cumplida y que me voy a ir tatuando. Porque cada comité que se conforme es un logro y así se va a ir llenando.

Ahorita estoy trabajando en un convenio con una asociación que trabaja con la Mara y que pretende que lleve “Un grito de existencia” a nivel Latinoamérica; entonces voy a recorrer hasta El Salvador, Costa Rica, Panamá, y en sí, el fin sería llegar a la frontera con Colombia.

¿Qué otras actividades de inclusión social tienes previstas? A raíz de todo lo que he vivido de la discriminación, y de que se pretendía perjudicar toda mi campaña, se hizo visible mi lucha respecto a la discriminación, que es algo que vivimos las personas que habitamos en zonas populares, así que la lucha será por todas las culturas urbanas.

La discriminación violenta los derechos humanos y obviamente conformaré un comité nacional y te puedo decir que estoy en contacto con los 32 estados, entonces haré una gira en la que haré un congreso nacional y a partir de ahí impulsaré foros que incentiven mejores políticas públicas y una lucha contra la discriminación.

Y aunque los derechos no se consultan porque son derechos, sabemos que realizando estos foros contribuiremos a una iniciativa a nivel nacional.

¿Qué pasará con el Movimiento Popular Juvenil que presides? Creo que no se puede ser presidente y ser servidor público. Lo que sí voy a hacer, es que seguiré con mi activismo. La presidencia del Movimiento Popular Juvenil aún no sé si se la dejaré a mi hijo o a alguien que se sienta comprometido con el movimiento; aún estoy viendo perfiles.

Pero yo nunca dejaré el activismo porque es lo que nutre mi vida y es mi día, y lo que me motiva a salir adelante y cuidar de mi familia. Y cada chavo que ayudo es una lucecita que me motiva y que no pretendo dejar, porque mientras yo cumpla con mi trabajo legislativo y cumpla, después de eso yo puedo seguir en el activismo, en los barrios, impulsando actividades sociales.

¿Aparte de “Pintar tu cantón” qué más hace el Movimiento Popular Juvenil? Hacemos muchas actividades, como torneos de barrios, pactos de civilidad, y buscamos espacios para chavos que quieran trabajar y les tratamos de conseguir empleo formal, porque “Pintar tu cantón” es un proyecto de autoempleo y eso lo voy a seguir financeando con mi dinero.

Comenzaste en pandillas a los 12 años, ¿a qué edad lo dejaste y cómo?… cuando falleció mi madre a los 25 años…Y sé que Dios existe, pero lo espiritual es lo bueno para mi vida. Por cultura, desde que nací soy católico, pero la persona que me ayudó fue un cristiano y encausó mis energías negativas del suicidio dándome trabajo y confianza.

Y a partir de que le ayude a una señora viejita a bajar del camión como a las 6 de la mañana y me dio la bendición…fue una sensación tan agradable que decidí que eso era lo mío. No hay día que no me hinque y agradezca a Dios porque me dio la sabiduría para no caer y una oportunidad; y con canciones cristianas (risas)… es como mitad y mitad.

Das pláticas en prepas y secundarias, ¿las seguirás dando? Sí. Las voy a poder seguir dando. Te podría decir que desgraciadamente soy político ya, pero como te digo, yo haré mi trabajo legislativo, pero después de mi jornada laboral como cualquier obrero, nadie me puede juzgar sobre qué hago con mis ratos libres.

Estas platicas tratan sobre drogadicción,  pandillerismo, deserción escolar y suicidio, y van encaminadas a la motivación, porque a partir de que les cuento lo que ha sido mi vida y lo que tuve que pasar, llego al punto en el que les explico, que cuando tomé buenas decisiones pude encaminar mis energías y que ellos lo pueden hacer sin necesidad de tener que llegar a vivir tragedias.

Yo no tengo un aval, pero he aprendido que no les debes decir a los chavos lo que sentías con las drogas, sino contarles lo malo y la tragedia que se puede vivir con drogas.

10917945_990821810946250_522676671675509940_o
“Un grito de existencia” por Jean-Félix Fayolle

¿En tus charlas abordas el tema de género o tratas parejo? ¡Pues parejo! Y una de las iniciativas que pretendo impulsar en mi legislatura es derechos humanos a la no discriminación en lo laboral, porque en muchas empresas al ser madres solteras o estar embarazadas no les dan empleo o las corren, o a los chavos que están tatuados o vienen de ciertas colonias se les niega el trabajo. Yo lo he visto en los barrios.

La edad no importa. Te vas a meter a estudiar. Sí, derechito como decía mi mamá (risas). Quiero estudiar Derecho y Ciencias Política. Estar preparado es lo de hoy. Pero sé que eso tampoco debe ser un obstáculo, porque en mi caso seré representante de un sector y gobernaré no sólo para quienes votaron por mi sino para otro sector, y quiero que ambas partes se sientan dignamente representados por su diputado y sin peros, demostrándolo con trabajo.

¿Y cuál sería tu principal propósito como legislador? Legislar para quienes no han sido escuchados y lanzar iniciativas con impacto social. Bajar la violencia y crear una verdadera cultura de paz y mejores políticas públicas con una mejor expectativa de vida, donde los principales beneficiados sean los chavos, porque estamos en un momento donde podemos cambiar el esquema político y social.

Esa sería mi mayor contribución, y que existan más Mijis. Que más chavos se propongan y se abran puertas con trabajo. Y si como presidente del Movimiento Popular Juvenil los chavos me seguían, yo creo que ahora como diputado que ande con ellos a pie y vaya a pintar, vamos a cambiar el entorno, ellos no tienen que acostumbrarse a un entorno violento.

Al final de esta entrevista y antes de despedirnos “El Mijis” me pidió que les diera el siguiente mensaje: “Chavos que sientan que no hay camino, sepan que no somos lo que nos pasa sino lo que decidimos ser. Y siempre hay una salida”.

* Periodista. Autora de Rodada 2.0, marca que celebra la inclusión de la bici como estilo de vida en todas sus modalidades.

Elizabeth Santana Hernández

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s