BICIMENSAJERO: CDMX A 4°C DE DISTANCIA DEL SUEÑO…

Por: Javier Erró* 

CDMX a 4°C de distancia del sueño y como a 2 km de la cama y sin café. Arranca el viernes. Lejos quedó la primavera y el gusto de usar mezclilla por arriba de las rodillas. Bendita y maldita vestimenta clásica, necesaria para seguir haciendo honor al oficio y sobresalir entre otros ciclistas o mejor dicho: para hacer afrenta justa a la vestimenta Godinez en cada pedaleada.

Aún no son las 9 am y la CDMX ya esta de mal humor. Tráfico: río de rugientes motores furiosos, cláxones hirvientes, automovilistas ansiosos… José María Vértiz y Eje 3, me dirijo hacia algún punto entre Avenida Insurgentes y Medellín por el desayuno de alguien.

Nuestro pan de cada día. Niños queriendo llegar a su escuela, adultos sin bono de puntualidad y motociclistas gandallas. Circulo lento pero fluido, lejos de la banqueta, entre retrovisores. A punto de cruzar Avenida Cuauhtémoc, freno a tope: una bata blanca y cinco o más años de estudios universitarios no te acreditan para usar adecuadamente la infraestructura urbana.

La cebra está triste, todos la violan, nadie la respeta. Prosigo, ya estoy por llegar al punto de recolecta: una calle entre Medellín e Insurgentes. Cruzo deliberadamente de extrema derecha hacia el carril confinado para lograr burlar el semáforo en Medellín. Meto pierna y brazo. Salí Invicto. Suenan cláxones de envidia.

Paro en algún número de Puerto México toco el código que me delata (dos veces el dedo sobre el timbre):
-¿Quién?
-Buenos días, recolecta para “Jorge”, Río Lerma 4…
-Claro, un momento.

Y en menos de cinco minutos recibo la dosis de energía necesaria para que “Jorge” pase sin mal humor su jornada matutina en la oficina. El frío ha desaparecido, incluso seco atisbos de sudor, abro la mochila, ordeno de acuerdo al tipo de contenido, aplico una maña y todo queda perfectamente inmóvil. Podré correr libre de preocupaciones.

Próximo chekpoint a casi  4 km de tráfico sobre Avenida Insurgentes…¡Mejor no! Avenida Nuevo León, Avenida Oaxaca, Durango, Monterrey, Florencia,Glorieta del Ángel,
vuelta a la derecha en el primer semáforo cruzando Reforma, Lerma y “hasta el fondo”.

El tráfico no existe, es un mito de las grandes urbes…

Sigue siendo antes de las nueve y prefiero las escaleras hasta el segundo piso. Hecho. “Jorge” recibe su comida en forma y en el menor tiempo posible, firma de recibido, le entrego su cambio y me susurra que le invitó el desayuno a su jefe y que no podía quedar mal.  Yo tampoco…

Me despido, doy la mano y bajo orgulloso por el elevador, ávido para la siguiente recolecta. Camino hacia Avenida Reforma y repito: el tráfico no existe, un bicimensajero tiene mil ojos y un par de piernas extra.

*Javier Erró es bicimensajero y cada semana compartirá un aporte sobre el mundo de la bicimensajería.

IMG-20170914-WA0002

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s